El Plan Especial de Protección será el marco jurídico-técnico que servirá de referencia a las actuaciones de los particulares y a las de la administración pública, estableciendo las condiciones que favorezcan la reactivación socio-económica, patrimonial y cultural.

El Plan procurará la puesta en valor del patrimonio de Ciutat Vella, sin que la protección resulte un obstáculo para el desarrollo de la revitalización urbana sino un incentivo para que esta se produzca. El planeamiento determinará el mantenimiento y conservación de los valores del ámbito: la trama urbana, el parcelario; la silueta paisajística, el paisaje cultural e histórico, la relación entre los espacios urbanos; la forma y aspecto de los edificios, la estructura, volumen, estilo, escala, materiales, color, decoración; los espacios libres y espacios verdes, la relación entre la población y su entorno; las tradiciones y funciones adquiridas por la población y la propia población y residentes que mantienen viva esta parte de la ciudad.

La regulación del Plan ira encaminada a consolidar la imagen de Ciutat Vella articulando sus componentes tradicionales con la consecución de imágenes y referencias innovadoras. Se pretende reforzar y enriquecer la cultura de esta parte de la ciudad conjugando historia, identidad e innovación.